YVETTE, Un Final Feliz

Esta es la historia una galguita que con solo 3 años fue abandonada. No es una historia nueva, es la historia de millones de galgos.Sucedió en Ciudad Real y sucedió en FEBRERO, otra vez Febrero, el mes maldito para los galgos. Esta es la triste y cruda realidad de muchos galgos en España.

Pasaba los días deambulando en busca de algo de comida y algún sitio donde refugiarse del frío invierno. Su cuerpo cansado, sus huesos fríos pero su mente despierta y con la esperanza de que algo cambiaría.

Así pasaron los días hasta que los servicios municipales de recogida de animales la encontraron y se la llevaron.

Aquel no parecía un buen sitio pero por suerte para ella nuestras compañeras de ASPA GALECA se enteraron de la historia de esta galguita y esperaron pacientemente hasta que legalmente pudieron sacarla de allí. 

Los barrotes, la jaulas, el frío, el hambre... había terminado para ella.

La bautizaron como Yvette, un nombre precioso una galguita preciosa.

Y el destino o la casualidad hizo que Yvette se cruzara en nuestro camino.

Llegó a través de una amiga. Había una galguita que buscaba familia, una galguita 10 y por suerte nosotras teníamos una familia 10 buscando una galguita para adoptar. Y los presentamos... y surgió el AMOR, y a partir de ahí la vida de ambos cambió.

Ahora Yvette (Aria) vive feliz y aquella vida anterior, aquellos días de frío en las calles de Ciudad Real y aquella jaula fría ni tan siquiera es un mal recuerdo, simplemente para ella todo el pasado ha desaparecido. Lo único que cuenta es el presenteny un futuro prometedor. 

¡Comparte!

LISA, Un Final Feliz

Lisa vivía tranquila con una manada de galgos con los que se llevaba muy bien. Su vida transcurría sin más. Era una vida aburrida, se dedicaba a la caza, lo cual no le gustaba y tampoco se le daba muy bien, pero no le importaba.

En concreto se llevaba muy bien con su amiga Selva, juntas hacían grandes planes de futuro, donde iban a vivir, que sitios iban a conocer, que nuevos amigos tendrían… Para Lisa eran solo sueños, pero veía a su amiga muy convencida de que más pronto que tarde, su vida daría un giro de 180 grados y sus sueños se convertirían en realidad.

Que soñadora es Selva, pensaba Lisa. Ella en el fondo pensaba todo iba a seguir igual y que su vida continuaría sin grandes cambios ni emociones. Que equivocada estaba...

Un día de Febrero, Lisa tenía 2 años por entonces, vio a su amiga Selva subir a un coche con una chica que no conocía de nada. Por un momento se asustó, !Ohhh no¡ ¡están secuestrando a Selva! Pero se fijó bien y Selva parecía muy contenta, no daba la sensación de que la estaban obligando a subir a aquel coche. La chica cerró el coche dejando a su amiga Selva encerrada y se dirigió hacia donde estaba ella. Empezó a ponerse nerviosa con cada paso de aquella desconocida. Llevaba algo en la mano y Lisa no sabía que era. Llegó hasta donde estaba tumbada y se agachó hasta ponerse a su altura. Lo que llevaba en la mano era un collar, entonces recordó que Selva también llevaba uno de esos collares tan bonitos cuando subía al coche y entendió que iba a irse junto con su amiga. Cada vez estaba más nerviosa. La chica muy cerca de ella ya le susurró: ¿Lisa te quieres venir conmigo?
Ohh que voz tan dulce, jamás había oído una voz así. Todo parecía reconfortarla y entonces los nervios desaparecieron, una calma infinita la invadió por completo, como si la conociera de toda una vida y esa chica fuera un ángel que venía para ayudarla.
Pero incluso así Lisa no sabía qué hacer. Selva parece tan feliz… y parece que con su mirada me diga que acepte la invitación de esta chica. Se decidió. Sí, lo haré, me iré con Selva, ella tenía razón y nuestros sueños se harán realidad.
Lisa se dejó poner el collar y sin mirar atrás subió al lado de su amiga y emprendió un viaje que le cambiaría su vida, donde sus sueños, los sueños más bonitos que había tenido empezaban a dibujarse como una realidad.

Viajo a Asturias, donde estuvo una temporada junto con su inseparable amiga Selva y Ana. Ana, ese era el nombre de la chica que le cambió la vida. Le encantaba vivir allí ellas y con otros hermanos galgos. La vida allí era divertida, fácil y feliz. Pero a Lisa la vida le tenía preparada otra gran sorpresa.

Un día Ana se acercó a ella, ese momento le recordó el día que junto con Selva abandonó su antigua casa. Aquel día su vida cambió a mejor así que de repente su mente empezó a imaginar nuevas aventuras y esta vez no se puso nerviosa, al contrario, emocionada y con mucha ilusión escuchó a Ana.

Y así fue como Ana le contó que había una familia esperándola, una familia maravillosa que se habían enamorado de ella. Le dijo que tendría una hermana nueva, Rossi, que también estaba deseando conocerla. Que iba a vivir en un sitio maravilloso llamado MEDITERRANEO, donde casi siempre brilla el SOL y que sería muy feliz… Pero Ana parecía triste y Lisa sabía porqué, tendrían que separarse. Ella lo entendía, no quería separarse de esta familia pero sus ganas de nuevas aventuras podían más que cualquier otra cosa, así que en el fondo la noticia la hacía sentir muy FELIZ.

Y entre felicidad y tristeza, entre lágrimas y risas, Lisa se fue al mediterráneo.

Ahora Lisa vive feliz en su nuevo hogar, repartiendo y recibiendo AMOR con su familia y jamás olvidará quien ha hecho posible esta realidad. Gracias Ana.

 

Nos despedimos con una foto de Lisa y Rossi ❤????????

¡Comparte!

No hay problema que no podamos resolver JUNTOS, y muy pocos que podamos resolver solos".

Lyndon Johnson.

 

¿Aún no te has unido a nuestro grupo teaming?
Te echamos en falta. JUNTOS PODEMOS SEGUIR SALVANDO MÁS VIDAS

 

¿Porqué deberías hacerte Teamer de Purogalgo?

Solo 1 EURO al mes y TU euro marca la diferencia. 

Es fácil, seguro y transparente. Una acción sencilla que cambia vidas.

Juntos somos más fuertes. La unión hace la fuerza.

Nos ayuda a pagar los gastos veterinarios de todos nuestros rescatados.

Los logros más importantes del mundo se han conseguido gracias a personas solidarias unidas por una causa.

¿Aún no lo tienes claro? Nuestra compañera Ana nos lo cuenta.

Pincha para ver el video completo.

 

 

 

¡Comparte!

Nuevo CHICO PUROGALGO 

Tenemos chico nuevo en la familia y nada nos gustaría mucho que nos ayudarías a elegir su nombre.

Os proponemos algunos para que podáis votar en la siguiente encuesta:

 

¡Comparte!

SELVA, Un Final Feliz.

Con Selva más que un final feliz, os contaremos una vida feliz.

Se nota que Selva no ha sido una galga maltratada, que no lo ha pasado mal en su vida y que no lleva una mochila llena de malas experiencias a su espalda como muchos otros. Se nota en su mirada, en su forma de interactuar con nosotros. Su sonrisa libre de miedos lo dice todo.

Selva fue cedida por su antiguo dueño con solo 1 añito.

Ella creía que no era una buena galga para cazar, que no había nacido para eso, que estaba destinada a cosas más importantes. Así que decidió que se dedicaría a otra cosa, sin darle mucha importacia al tema.

No todos valemos para todo, pensaba. A los humanos también les pasa, hay humanos que son grandes artistas, otros en cambio son grandes deportistas y otros grandes científicos... Así que Selva pensó que debía de cambiar su destino, no se le daba bien cazar y decidió que ella iba a ser una gran probadora de sofás y quizá también podía combinar esa tarea con probar grandes playas o montes Asturianos. Porque sí, ella también había decidido que quería vivir en Asturias. Le habían contado que allí se vivía muy bien y que había grandes extensiones de campo, todas llenas de hierba, y que la hierba olía diferente, olía muy bien. También le habían hablado de sus playas, playas infinitas donde correr y jugar. Ella no conocía la playa y quería con todas sus fuerzas conocerla.

Y Selva se preparó, porque intuía que algo iba a cambiar.

De repente, un día, sin previo aviso, vio aparecer a una chica por su casa, esa chica le llamó mucho la atención. Selva estaba acostumbrada a ver gente, pero esa chica tenía algo especial, algo diferente.

Y de repente, esa chica se acercó a ella y le colocó un collar muy bonito y con una voz muy dulce le dijo: Selva, acompañame.

Y de repente, se vio en un coche rumbo a un destino incierto.

Y de repente, siempre de repente... su vida cambió.

Pero no tenía miedo, al contrario, una inmensa felicidad invadía su cuerpo. No sabía porqué,  porque no sabía donde iba, ni que iba a pasar, pero no tenía miedo.

Sin embargo, sin saber qué iba pasar, no se sorprendió cuando pararon en Asturias y el olor a hierba invadió su hocico.

Entonces Ana (ese era el nombre de la chica misteriosa) le dijo: Selva este es tu nuevo HOGAR.

Y entonces su felicidad fue INFINITA.

MAS FINALES FELICES

 

 

 

 

¡Comparte!